Carrito  

No hay productos

Envío 0,00 €
Total 0,00 €

Carrito Pagar

Materias

Colecciones

Newsletter

fuentes RSS

No hay RSS feed
Reciba ayuda sobre este sitio web, o haga sus pedidos o consultas.

Prácticas de laboratorio. Operaciones básicas. Evaporizador de doble efecto

3,50 € IVA incluído

Añadir a la cesta

978-84-17261-72-6

Autores:
Pedro A. González Moreno
Celeste E. Brinley Alías
Cynthia V. González López
María J. Ibáñez González

Año de publicación: 2019
Idioma: español
Formato del archivo: CD-ROM (pptx)
Tamaño: 48.3 MB
Número de páginas: 15

Archivo sin DRM

Vendido y gestionado por Diego Marín S.L.

Más detalles

Añadir a mi lista de regalos

17 otros productos de la misma categoría:

Resumen

La evaporación es la operación de concentrar una disolución mediante la eliminación de parte del disolvente por ebullición. El objetivo es concentrar una disolución consistente en un soluto no volátil y un disolvente volátil, el cual normalmente es agua.

En un evaporador se alimenta una disolución diluida. A esta disolución se le transmite calor para que alcance su temperatura de ebullición. El fluido que aporta calor suele ser un vapor saturado, también llamado vapor vivo o primario. Cuando la disolución hierve, se genera un vapor secundario y el líquido queda con mayor concentración de soluto, ya que solo se vaporiza el disolvente.

El evaporador de la práctica consta de un tubo de acero dentro de un tubo de vidrio, disposición de tubos concéntricos. Por dentro del tubo de acero circula el fluido o vapor de calefacción. Por el espacio entre el tubo de acero y el tubo de vidrio circula el líquido a evaporar. El vapor generado, o vapor secundario, se separa del líquido en un ciclón. El líquido concentrado se recircula al evaporador.

No hay comentarios de clientes

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios