Carrito  

No hay productos

Envío 0,00 €
Total 0,00 €

Carrito Pagar

Colecciones

Newsletter

fuentes RSS

No hay RSS feed
Reciba ayuda sobre este sitio web, o haga sus pedidos o consultas.

HABITAR EL MUNDO LA SIGNIFICACION EXISTENCIAL DE LA ARQUITECTURA

7,00 € IVA incluído

Añadir a la cesta

Ebook
Autores: PANIAGUA ARIS ENRIQUE
ISBN: 9788415463320
Publicado: //2012
Vendido y gestionado por Diego Marín, S.L.
Páginas: 147

Más detalles

Añadir a mi lista de regalos

30 otros productos de la misma categoría:

Prólogo En la conferencia inaugural del curso académico 2011-2012 en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universitat Politècnica de València -que no podemos desligar de la presente crisis del ladrillo que vivimos, fruto del despilfarro y la vana ostentación en los últimos años- el arquitecto y catedrático de Estética actualmente jubilado Joaquín Arnau Amo aludió a otra crisis mucho más importante y significativa. La que nació con el Movimiento Moderno, crisis que aún permanece, como consecuencia de la fractura que se creó en el necesario diálogo que siempre ha existido entre el arquitecto y el cliente. Semejante divorcio ha generado y sigue generando en la actualidad una arquitectura que parece más un espectáculo visual y, en ciertas ocasiones, inhabitable e insostenible. Una arquitectura (star) que, como antítesis a lo que defiende Arnau Amo, es grande por fuera y pequeña por dentro. Este llamada de atención del profesor valenciano incita a recuperar el verdadero espíritu de la Arquitectura, que para él consiste en crear ámbitos para habitar, es decir, que se ha de re-habitar la Arquitectura. No ha de sorprender que este reclamo ya lo hiciera Martin Heidegger en su texto Construir, habitar, pensar en el Segundo Ciclo de Conferencias de Darmstadt en agosto de 1951, hace ya más de medio siglo. El controvertido filósofo alemán defendía entonces, ante un público que sufría las dramáticas consecuencias de la guerra mundial, que construir es habitar y habitar es nuestra manera de estar en la Tierra. Al construir debemos hacer presente ese nudo que nos enlaza a las cosas y las carga de sentido, y es en ello en lo que debemos pensar, o mejor dicho re-pensar. Porque la Arquitectura, tal como se trata en este valiente y oportuno libro, ha de ser el medio material construido que le permita al hombre habitar el mundo, -precisamente, el título con el que su autor, Enrique Paniagua Arís, ha querido definir su textoprotegiéndolo de las inclemencias del entorno, situándolo en un lugar fijo al cual dirigirse y en el cual ubicarse, amparándolo, permitiéndole crear hábitos para permanecer y crecer, para encontrarse consigo mismo y relacionarse con los demás (y con el entorno), para amarrarse a la vida y para elevarse hacia los cielos: Arquitectura pequeña por fuera y grande por dentro, como nos dice Arnau Amo, que nos ayude a desplegar nuestra existencia henchida de significado. Por si todavía hubiera alguna duda, el subtítulo de este trabajo -que tantas propuestas y sugerencias levanta- ofrece la percepción con la que el profesor de la Universidad de Murcia Enrique Paniagua Arís quiere defender como uno de los fundamentos de la Arquitectura Además, la crisis a la que hacía referencia Arnau Amo ha tenido una tremenda consecuencia: el arquitecto y la Arquitectura han ido ensimismándose (lo hemos vivido en el postmodernismo o en el deconstructivismo, por poner algunos ejemplos) cada vez más, llegando, incluso, a bloquear la comprensión de la obra realizada por parte del cliente, solo accesible al conocimiento del crítico, a esa élite ?entendida?; mientras el cliente ha ido desentendiéndose cada vez más de dicha obra. La Arquitectura parece no expresar su esencia existencial o social; muchos han olvidado que es un medio para y no un fin. Consecuencia fatal porque es frecuente comprobar que ya no es accesible ni comprensible para el habitante, y son muchos los arquitectos a los que no les interesa, ni ese significado, ni que se pueda analizar o evaluar. Es este aspecto, el de analizar y evaluar la expresividad de la Arquitectura, el que retoma Enrique Paniagua Arís de otra crisis, otro divorcio, más cercano que el anterior, el del arquitecto y la significación; y lo hace retomando las teorías y de la semiótica, porque como escribió Umberto Eco, la semiótica es la ciencia que estudia todos los fenómenos culturales como si fueran sistemas de signos; es decir, como comunicación; y no podemos negar que la Arquitectura debe comunicar (expresar) su principal finalidad: habitar. Elías Hernández Albaladejo

No hay comentarios de clientes

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios